Turismo rural y sostenible: un intercambio innovador para el desarrollo integral en Honduras

En medio de la desafiante coyuntura que enfrenta Honduras, donde el turismo rural lucha por sobrevivir ante distintas amenazas, ha surgido una esperanzadora iniciativa para transformar esta actividad en un motor de desarrollo sostenible. El proyecto piloto «Innovación ecológica y tecnológica en turismo rural» (InnoveE-TuR) ha abierto un nuevo horizonte para las comunidades locales, propiciando un intercambio innovador que busca el fortalecimiento y posicionamiento de emprendimientos turísticos en el país.

El turismo rural, una noble actividad que se desarrolla en armonía con la naturaleza, involucra activamente a las comunidades locales en la búsqueda de una vida más próspera y una contribución al progreso de los municipios. Sin embargo, diversos factores, como el cambio climático, la migración, la falta de acceso a información y capacitación, así como la reciente pandemia de COVID-19, han impactado negativamente a este sector. Es especialmente preocupante cómo los pueblos indígenas, pilares de la cultura y tradición hondureña, han enfrentado grandes desafíos durante estos tiempos inciertos.

El proyecto InnoveE-TuR ha sido un faro de esperanza para una comunidad en particular, Los Mangos, Yamaranguila, en donde se realizó un minucioso diagnóstico comunitario para comprender sus necesidades y potencialidades. Con este valioso conocimiento en mano, se trazó un camino hacia un futuro más próspero, que permitiera empoderar a los emprendedores locales y resaltar el valor de sus servicios turísticos.

Gracias a este proyecto, se han implementado acciones clave para mejorar aspectos fundamentales del emprendimiento, incluyendo el servicio de alimentación y la aplicación de tecnologías digitales para una mejor visibilidad, promoción y publicidad del destino. En cuanto a la elaboración de alimentos, se han promovido mejores prácticas y se ha asegurado que los platillos ofrecidos sean saludables y preparados bajo estrictas normas de higiene, garantizando así la satisfacción y el bienestar de los visitantes.

Además, se ha fortalecido la capacidad tecnológica de la comunidad, estableciendo una comisión de comunicación y publicidad encargada de documentar y promover las actividades del emprendimiento. De esta manera, la brecha tecnológica en las comunidades indígenas se ha reducido significativamente, permitiendo la creación de redes sociales e identidad propia para el emprendimiento. Con orgullo y determinación, estos emprendedores rurales han logrado darse a conocer tanto a nivel regional como nacional e internacional, demostrando su valía en la industria del turismo.

El proyecto InnovETuR es financiado por Asuntos Mundiales Canadá y ejecutado por la Red de Desarrollo Sostenible Honduras (RDS-HN) en el marco del programa de cooperación voluntaria de SUCO Honduras. Está dirigido al emprendimiento de turismo rural conformado por familias de la etnia Lenca, ubicado en la comunidad de Los Mangos.

 

Este proyecto se ha convertido en un ejemplo inspirador de cómo la unión de la naturaleza, el ingenio humano y la tecnología pueden impulsar un cambio positivo en las comunidades locales. A través del turismo rural sostenible, Honduras se prepara para enfrentar con valentía y creatividad los retos del futuro, con la confianza de que el intercambio innovador y el desarrollo integral serán la clave para un porvenir próspero y armonioso.

«El desarrollo sostenible del turismo rural requiere de la integración de la ecología y la tecnología como herramientas de transformación social y económica»

– Equipo de InnovETuR.

Print Friendly, PDF & Email
Turismo rural y sostenible: un intercambio innovador para el desarrollo integral en Honduras