WhatsApp y su nueva política de privacidad

Artículo elaborado por: Punto.hn

A inicios del mes de enero de este año 2021, los usuarios de WhatsApp, recibieron una notificación que les informaba sobre el cambio de la política de privacidad de esta red de mensajería, la misma debería ser aceptada antes del 8 de febrero, si los usuarios desean seguir utilizando la plataforma de mensajería.

Muchos han aceptado los términos sin leer los mismos y otros se están preguntando qué implican estos cambios y si se debe considerar el cambio de plataforma, desde Punto.hn te queremos ayudar a tomar tu decisión y contarte sobre los cambios en la política de privacidad de WhatsApp.

WhatsApp es actualmente la plataforma de mensajería más popular del mundo. La aplicación fue lanzada en 2009, en el periodo de transición de mensajes tradicionales a las aplicaciones de mensajería. Fundada por Brian Alton y Jan Koum, ex empleados de Yahoo. La empresa fue adquirida por Facebook en 2014. Rápidamente la aplicación creció en utilización sobre todo gracias a que muchas empresas telefónicas que han promocionado “Facebook y WhatsApp Ilimitado”, de manera complementaria a los planes pre y post pago. Actualmente WhatsApp reporta haber sido descargada sobre 5 billones de veces, lo cual la convierte de lejos en la aplicación de mensajería más popular a nivel mundial.

La mayor parte de los usuarios de esta plataforma acceden a estos servicios gratuitos sin considerar la información y datos que ceden a estas grandes empresas. Facebook y Google podrán ofrecer servicios tecnológicos gratuitos, pero esencialmente son empresas de publicidad, utilizan sus distintos canales y productos gratuitos para poder recabar información sobre los usuarios y utilizarla para poder personalizar anuncios de la manera más eficiente posible.

Este es el precio real de la utilización de estas plataformas, cada día cedemos un poco más de nuestra intimidad y privacidad a estos gigantes tecnológicos y aunque habrá quien aprecie este modelo de negocios, alegando que permite que la experiencia del usuario sea lo más personalizada y conveniente posible, hay otros usuarios que se preocupan más por la privacidad y lo que estas empresas pueden hacer con sus datos. La nueva política de privacidad de WhatsApp puede resultar conflictiva para este segundo grupo de usuarios.

¿Qué datos recolecta WhatsApp?

En la nueva política de privacidad de WhatsApp, se informa al usuario que recolectara datos de tres maneras: a través del usuario, de manera automática y a través de terceros.

Los datos recolectados del usuario:

–         Información de Cuenta: Numero de Teléfono, Foto de Perfil e información básica

–          Mensajes: WhatsApp alberga los mensajes en sus servidores, aunque los mismos desaparecen una vez que son entregados al recipiente. Los mensajes no entregados se albergan de manera cifrada en un plazo máximo de 30 días y los archivos multimedia permanecen temporalmente (no especifica tiempo) de manera cifrada en los servidores en caso de que el usuario desee reenviarlos.

–          Conexiones: Los contactos del usuario

–          Información sobre Estados

–          Datos de Pago: En que caso que el usuario utilice los servicios pagos de WhatsApp

–          Soporte Técnico y otros tipos de Comunicación: Esto puede incluir copias de los mensajes, información de contacto y reportes de rendimiento de la aplicación.

Información Recolectada de manera Automática:

–          Información sobre Uso y Registros: Esto incluye información sobre tu actividad, incluido, pero no limitado de cómo utilizamos el servicio, los ajustes que elegimos, cómo interactúas con otros por medio de ellos, y el tiempo, la frecuencia y la duración de nuestras actividades e interacciones, archivos de registro, así como registros e informes de diagnóstico, error, sitio web y rendimiento. También incluye información sobre las opciones que utilizamos, como mensajería, llamadas, estados, grupos (incluidos el nombre, la foto y la descripción del grupo), la foto del perfil, información sobre ti mismo, si te encuentras en línea, así como la última vez que utilizamos los servicios (tu estado de última conexión).

–          Información Sobre el Dispositivo: Modelo del hardware, el sistema operativo, el nivel de carga de la batería, la potencia de la señal, la versión de la aplicación, el navegador, la red móvil, la conexión (incluido el número de teléfono, el operador de telefonía móvil o proveedor de servicios de Internet), el idioma y la zona horaria, la dirección IP, datos sobre las operaciones de dispositivos e identificadores (como identificadores únicos para los productos de las empresas de Facebook asociados al mismo dispositivo o a la misma cuenta).

–          Información de Ubicación: Recopilan la información de la ubicación cuando el usuario decide realizar operaciones, como compartir la misma a otros usuarios. Adicionalmente, aunque no utilicemos estas funciones usan la dirección IP y otra información, como los códigos de área de números de teléfono, para estimar cuál es nuestra ubicación general (por ejemplo, ciudad y país).

Información de Terceros:

– Información que otros proporcionan: Cuando aparecemos en los listados de contactos de nuestros contactos.

– Reportes de Usuarios: Cuando otros usuarios realizan reportes sobre nosotros

– Servicios de Terceros: WhatsApp compartirá nuestros datos con otras empresas de Facebook, así como ellas lo harán con WhatsApp.

Como podemos ver, la cantidad de información que esta plataforma de mensajería recopila sobre nosotros resulta abrumadora y a la vez inquietante. Con la cantidad de datos que manejan puede construir perfiles perturbadoramente específicos sobre nosotros, ya que, si bien no leerán nuestros mensajes, si sabrán con quienes hablamos, con que frecuencia, por cuanto tiempo, adonde estamos y cuanto tiempo permanecemos en estos lugares. De manera voluntaria creo que nadie cedería esta información si nos la piden en la calle, pero cedemos nuestros datos a empresas que han demostrado no tener nuestro mejor interés en mente.

Esto se vuelve más complejo cuando consideramos la cantidad de usuarios móviles que solo tienen acceso a internet a través de Facebook y WhatsApp. Estas personas al usar estos medios se vuelven vulnerables a la manipulación masiva, ya que no cuentan con los medios de poder verificar noticias y publicaciones que reciben a través de estas plataformas. Esto se ve agravado cuando consideramos que los algoritmos de personalización no están diseñados para mostrarnos la realidad, sino que aplican filtros para seguirnos mostrando contenido afín a lo que hemos visto con anterioridad.

¿Qué opciones tienen los usuarios?

A raíz de las nuevas políticas de privacidad de WhatsApp, millones de usuarios han decido migrar a otras plataformas de mensajería que ofrecen métodos de privacidad más robustos y que recopilan mucho menos información sobre la actividad de los usuarios.

Dentro de los servicios más populares en este sentido podemos destacar: Telegram y Signal. Telegram, la más conocida de las dos y que ha reportado un crecimiento de 25 millones de usuarios a partir del anuncio de WhatsApp, solamente recopila numero de teléfono, ID de usuario, contactos y el nombre de la cuenta. Signal, la plataforma de mensajería recomendada por Edward Snowden por otro lado solo recaba el numero telefónico.

Telegram recuerda el nombre de usuario, tus contactos y tu teléfono. Estos son datos muy esenciales que sirve para que cuando iniciamos sesión en otro dispositivo, sea más fácil identificarnos y Telegram pueda guardar nuestra propia lista de contactos, por si entramos desde una PC u otro teléfono móvil sin contactos, para que no perdamos los que tenemos. En este sentido, se nota que la obsesión de Signal está en la privacidad, ya que sólo recopila tu número de teléfono para poder identificarte como usuario.

Signal añade algunas opciones extras, como el poder activar remitente confidencial para enviar mensajes a desconocidos sin compartir nuestro perfil, aunque Telegram también nos da bastante control sobre quién puede acceder a nuestro perfil. También podemos bloquear nuestro registro para que sólo nosotros podamos reutilizar nuestro número para iniciar sesión en otro dispositivo, pidiendo un identificador extra. Así, no podrán tomar un teléfono con nuestro SIM e iniciar sesión con tu cuenta en otro dispositivo, ya que necesitará otro PIN preestablecido.

A esto, hay que añadirle pequeños detalles, como el indicador de tecleo, las notificaciones de lectura que se pueden desactivar en Signal. Además, también podemos redirigir las llamadas de voz, a través de los servidores de Signal para no revelar nuestra IP a la persona o aplicación que nos está llamando. Además, hay un tipo de mensaje rápido bastante curioso que ofrece, y es el de borrar los mensajes a partir de determinado tiempo enviado, como una fecha de caducidad, pero no los más recientes

Como podemos ver existen opciones para aquellos quienes consideran la privacidad como lo más importante. Seguramente habrá usuarios que evaluaran y decidirán hacer un cambio, así como algunos optaran por permanecer en WhatsApp debido a la conveniencia y familiaridad con el mismo.

La información y las opciones están ahí, es nuestro deber como usuarios responsables de internet informarnos, pero también es momento de cuestionar el rol de estas plataformas digitales en nuestra sociedad. Plataformas que ostentan un gran poder sobre nuestras vidas, capaces de incidir en los procesos democráticos de las naciones mas poderosas del mundo y que sin ningún tipo de control regulatorio realiza decisiones sobre los datos de personales de miles de millones de personas. https://blog.punto.hn/whatsapp-y-su-nueva-politica-de-privacidad/ 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
WhatsApp y su nueva política de privacidad